misteriosamente.com.

misteriosamente.com.

¿Fue Shakespeare una identidad falsa?

¿Fue Shakespeare una identidad falsa?

Introducción

William Shakespeare es uno de los escritores más famosos de la historia de la literatura, pero su identidad y su verdadera autoría han sido objeto de debate y controversia durante siglos. Existen teorías y argumentos que indican que Shakespeare no escribió realmente las obras que se le atribuyen, y que su verdadera identidad es desconocida. En este artículo vamos a explorar esta cuestión en profundidad y a analizar las diferentes teorías que existen al respecto.

La vida de William Shakespeare

William Shakespeare nació en Stratford-upon-Avon, Inglaterra, en 1564. Es considerado uno de los mayores dramaturgos de todos los tiempos, y escribió obras como Hamlet, Romeo y Julieta, Macbeth y Otelo, entre otras muchas. Se sabe poco sobre su vida, aunque se cree que se mudó a Londres en la década de 1580 para trabajar en el teatro.

La mayoría de la información que se tiene sobre Shakespeare proviene de documentos legales, como registros de nacimientos y matrimonios, así como de obras que se le atribuyen.

El debate sobre la autoría de las obras de Shakespeare

A pesar de que se le atribuyen más de 30 obras teatrales y numerosos sonetos, existe un debate en torno a la autoría de estas obras. Algunas personas argumentan que Shakespeare no tenía los conocimientos, la experiencia o la educación necesarios para escribir obras de tal calidad, y que en su lugar se trataba de alguien con una educación superior, más conocimientos en ciencias, literatura y filosofía.

La teoría del Conde de Oxford como verdadero autor

Una de las teorías más populares en cuanto a la autoría de las obras de Shakespeare es que fueron escritas por Edward de Vere, 17º Conde de Oxford. Según sus defensores, de Vere utilizó a Shakespeare como una especie de fantasma literario para proteger su propia reputación y evitar problemas con la corte.

Algunos de los argumentos que se utilizan para respaldar esta teoría son la semejanza entre la vida de de Vere y algunos de los personajes de las obras de Shakespeare, y la falta de evidencia que demuestre que Shakespeare tuviera la educación y la experiencia necesarias para escribir obras como Hamlet o Romeo y Julieta.

La teoría de que varias personas contribuyeron a escribir las obras

Esta teoría sugiere que Shakespeare podría haber sido el líder de un grupo de escritores que colaboraron en la creación de las obras. Algunos nombres que se mencionan como posibles coautores son Christopher Marlowe, Francis Bacon y Ben Jonson, entre otros.

Los defensores de esta teoría argumentan que la variedad de temas y estilos de las obras sugieren la intervención de diferentes autores, y que algunos de los sonetos de Shakespeare parecen haber sido escritos por otras personas.

Objeciones a las teorías de conspiración

Si bien estas teorías sobre la autoría de las obras de Shakespeare son interesantes y están bien documentadas, existen también algunas objeciones que se han planteado a ellas. En primer lugar, muchos expertos argumentan que no hay pruebas suficientes que respalden estas teorías, y que no hay razones para cuestionar la autoría de Shakespeare.

Además, se señala que el propio Shakespeare fue reconocido por sus contemporáneos como un gran dramaturgo, y que no existen pruebas de que alguien hubiera criticado la autoría de su obra durante su vida.

En conclusión, aunque el debate sobre la verdadera identidad de William Shakespeare es fascinante y ha generado muchas teorías y argumentos, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que no hay razones para cuestionar la autoría de las obras que llevan el nombre de Shakespeare.

Conclusión

En este artículo hemos explorado el debate sobre la verdadera autoría de las obras de Shakespeare, analizando algunas de las teorías más populares y las objeciones que se han planteado. A pesar de toda la controversia, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que no hay suficientes pruebas para cuestionar la autoría de Shakespeare, y que seguimos considerando a Shakespeare como uno de los más grandes dramaturgos de todos los tiempos.